Delbaeth Rising

viernes, julio 22, 2016

Charlando con Julio M. Freixa

 
 
Charlamos un rato con uno de los autores que esta pegando con más fuerza dentro del panorama del pulp patrio.
Se trata nada más y nada menos, de Julio M. Freixa.
 
1) Háblanos un poco de quién es Julio M. Freixa y de sus inicios en el mundillo literario.
 
Ante todo, lo primero es agradecerte este espacio que me ofreces para contar mis movidas a quien le pueda interesar. ¡Sienta bien saber que no estoy solo en mis locuras! Pues bien, soy un enfermero de 37 años con diversos intereses y aficiones, entre las que se encuentra esto de contar historias. Aunque siempre fui de ciencias, las asignaturas de letras se me daban bien. Guardo un recuerdo estupendo de mi paso por el instituto y estoy convencido de que mis profesores tienen gran parte de culpa de que hoy haga lo que hago, sin conformarme con vivir una única vida. Cuando escribo soy mis personajes y siento lo que ellos sienten, veo lo que ellos ven y voy por donde ellos van. Es una sensación muy adictiva.
Al contrario que lo que una persona sensata haría, yo me salté la escritura de relatos para empezar una novela (que era un verdadero desastre). No fue hasta que empecé a colaborar en la revista Ánima Barda y en Action Tales que empecé a pulir la técnica y a dejar de intentar aparentar lo que no soy, un defecto muy frecuente en los escritores noveles. Aprovecho el tiempo en que mi familia está durmiendo para hilar mis historias, por lo que he tenido que aprender a escribir de forma bastante directa, y así luego no necesito demasiada corrección. Aun así, al final acabo cambiando muchas cosas.

2) De momento, te sueles mover por géneros como el pulp y está claro que te sientes a gusto en este tipo de historias, ¿qué otras temáticas te gustaría abordar algún día?
 
Al principio quería escribir grandes novelas de ciencia ficción y narrativa histórica. Luego descubrí lo divertido que es escribir historias sin más pretensiones que la de entretener y sacarle una sonrisa al lector. Creo que dentro de poco intentaré algo para el público juvenil, y tal vez más adelante escriba un psicothriller. Me atraen mucho ese tipo de historias.

3) Acabas de estrenar novela Una sórdida ficción Pulp con la editorial Egarbook, háblanos un poco de esta novela.
 
Se trata de un thriller bastante difícil de catalogar con pocas palabras. La acción transcurre en unos ucrónicos Estados Unidos durante los noventa, con la diferencia de que los atentados de las Torres Gemelas tuvieron lugar hacia el final del mandato de Reagan. Este hecho convirtió el mundo en un lugar muy duro para vivir, estableciendo una especie de dictadura encubierta. Pero esto es tan solo el escenario, puesto que lo que de verdad se desarrolla en la novela es una historia de espionaje con toques de ciencia ficción y terror (también humor negro) que recuerda bastante a la serie de Guillermo Del Toro, The Strain. Y, sí, hay monstruos por todas partes. Es una novela coral con unos personajes de los que espero que los lectores lleguen a encariñarse, al menos casi tanto como lo hice yo.
 
 
 
 
 
4) ¿Cómo surgió una historia como esta?
 
En realidad, el primer borrador fue la horrible novela de la que hablaba antes. Cuando la revisé años más tarde, me di cuenta de que, aunque estaba escrita como el culo, en realidad tenía algunas ideas y personajes que me parecieron interesantes. Así que me propuse reescribirla desde el principio. Creo que borré cien páginas, modifiqué el resto hasta dejarlo irreconocible y le añadí otras doscientas, o algo así. Aunque hubo dos o tres microeditoriales que me dijeron que les podía interesar, lo cierto es que Egarbook fue la que de verdad convirtió las buenas palabras en hechos, y por lo tanto la he publicado con ellos. Hasta el momento, estoy muy satisfecho con la respuesta de los lectores. Espero que la cosa no se detenga.
 
5) Tu primera novela fue un bolsilibro de un personaje llamado Tex Hardigan, del que has anunciado que estas preparando un relanzamiento con la antigua y su segunda entrega ¿qué nos puedes contar del personaje y de su historia?
 

El primer bolsilibro de Tex Hardigan
 
 
Tex Hardigan en principio estaba pensado para ser publicado en forma de serial en una web, de forma gratuita (algo a medio camino entre lo que hacen actualmente en Ronin Literario y lo que es Action Tales). Pero antes quería tenerla terminada. Conocí a los editores de Pulpture cuando la editorial todavía era solo un proyecto y la historia les gustó lo bastante como para publicarla en papel.
El personaje es un luchador de wrestling que, al igual que John Carter, aparece sin saber muy bien cómo en un planeta hostil. Lo único que sabe es que ha sido abducido para participar trata de una competición de supervivencia en la que el premio final es poder volver a la Tierra.  Algo así como un reality show cósmico. A partir de ahí, la trama transcurre de tal forma que las aventuras se suceden unas a otras, mientras que poco a poco iremos descubriendo los secretos de Mundo Guerra. Hay muchos personajes secundarios que dejarán huella en la saga y todos le aportarán algo a la evolución de Tex Hardigan, que debajo de su ruda fachada es un tipo muy humano (aunque también bastante bestiajo).


Pronto... El retorno de Tex Hardigan


Por cierto, me alegro de que utilices el término bolsilibro para referirte a ¡Furia desatada en Mundo Guerra!, porque eso me da la oportunidad de decir algo al respecto. Los bolsilibros son todo lo que los aficionados a los bolsilibros decimos que es un bolsilibro. Y si nos da la real gana de utilizar el término para referirnos a una novelette, porque ambos productos tienen el mismo número de palabras, pues bien hecho está. ¿Qué es más importante, el contenido o el continente? Para mí, por supuesto, el contenido. «Bolsilibro» es un término que, al menos para los que formamos parte de esta generación, funciona. Ahora vendrán los viejunos a decir que somos unos ignorantes por llamar «bolsilibros» a nuestras mierdas, pero no es algo que me preocupe. Todo evoluciona. Las televisiones, los coches, y los libros también. Ya no se publica igual que antes. Si solo quieres leer papel viejo con olor a moho, me parece bien, pero luego no te quejes si los gérmenes se te meten en los ojos y te dejan ciego.
 
6) ¿Tendremos muchas más entregas del personaje?
 
Desde el principio estaba pensada para que fuera una saga, de hecho la historia acaba en un cliffhanger que te deja un poco con el culo torcido. Lo cierto es que las dos siguientes entregas llevan escritas un par de añitos, pero han permanecido todo ese tiempo en la nevera por causas ajenas a mí. Es por eso que he decidido tomar las riendas de mi creación y lanzarme a la publicación indie. Hoy en día, es casi la única alternativa que veo viable para llevar una saga como debe de ser (con la notable excepción de Dlorean), sin faltarle al respeto a los lectores. Una espera demasiado larga puede traducirse en una pérdida de interés en la saga.  Por eso estoy preparando un volumen de unas 200 páginas titulado Crónicas de Mundo Guerra, que recoge el arco argumental completo que sucede en ese planeta. La otra parte que me queda inédita la completaré en lo que queda de año y a finales o principios del que viene espero tenerla lista. Pero cada volumen estará compuesto de un arco argumental completo, de manera que se puedan leer independientes, aunque lógicamente es mejor hacerlo en orden. Un poco como sucede con Conan. Después, todo dependerá del interés de los lectores. Y ojo, que no estoy hablando de cifras de ventas. Eso me trae sin cuidado. Si estuviera en esto por la pasta, hace tiempo lo hubiera dejado. Siempre digo que tengo pocos lectores, pero muy buenos. Mientras ellos quieran Tex Hardigan, Tex Hardigan tendrán.

7) Recientemente te estrenaste en Dlorean con una novelette El Espectro contra Skullface, que se publicó dentro de la revista Planeta Neo-pulp. ¿Quién este personaje y de qué trata su primera aventura?
 
El Espectro en Planeta Neopulp#02
 
El Espectro es un justiciero enmascarado de los años 30 que guarda bastante similitud con el protagonista de los primeros capítulos de la serie Arrow, en el sentido de que trata de pillarle el tranquillo a eso de impartir justicia. Se verá metido en el tema casi por casualidad, cuando una noche interviene para evitar un atraco en la calle. En ese momento, va vestido con el disfraz de El Espectro, un personaje de comic que su novia dibuja para las tiras diarias de un periódico. Él, un escritor pulp, le hace de modelo de forma habitual. Al salir en los diarios la noticia de que El Espectro es real, difundida por la mujer a la que salva a su novia le suben el sueldo y le encargan también el suplemento dominical. Eso les da una idea: El Espectro tiene que volver a actuar. Son una joven pareja y necesitan pasta para casarse. A partir de ahí, habrá muchas sorpresas que no revelaré para no chafarle la lectura a nadie, y un villano digno de la Marvel: Skullface, el cadáver de un gánster revivido por el vudú y los vertidos radiactivos. Un locurón, vamos.
 
El Espectro en acción

 
 
 
8) Has publicado un librojuego como los de antaño, El laberinto de Set, háblanos de esta iniciativa.
Se trata de un encargo que me hizo en su día una microeditorial, pero que luego se quedó en nada. Pero el librojuego estaba terminado, a falta de pulir los fallos y maquetar. Simplemente, no podía tirar a la basura todo el trabajo que había invertido en él. Costó mucho dejarlo terminado de la manera correcta, maquetarlo, pintar la portada, etc (aunque me ha echado una mano Joorge MH, que vale millones). Pero al final ha valido la pena. Es una aventura interactiva (en papel, por supuesto) que ofrece al lector una oportunidad única: la de encarnar a cada uno de los cuatro personajes, cada uno con una historia completamente distinta. Se trata de una competición a muerte, en la que una pareja de hermanos nigromantes convocan a cuatro de los mejores guerreros de la Era Hibórea para participar en el Laberinto de Set, que está lleno de magia, muertos vivientes, demonios y trampas. Es muy fácil de jugar y tiene algunos de los finales más memorables que he leído jamás.
 
 
 
9) Vas a debutar en la colección Weird West, cuéntanos sobre ese tema y sobre tu papel en todo ello.
 
Fue más o menos cuando empecé a publicar mis relatos que salió la primera entrega de Weird West. Recuerdo que la descubrí junto a la antología Action Tales y las compré en Cyberdark. Entonces pensé que ojalá algún día pudiera estar ahí yo también. Aunque, a decir verdad, lo veía demasiado lejano. Pues bien, las dos metas se van a cumplir este mismo año y casi no lo puedo creer. Me cuesta explicar el entusiasmo que me causa formar parte del universo compartido Weird West, y además con personajes sobre los que llevo tiempo escribiendo, como Garland Faust, Agatha Mandrake o Judas el Miserable. ¡Y encima, en el mismo volumen también publican Lem Ryan y Raúl Montesdeoca, los dos que lo empezaron todo! Tan solo espero estar a la altura de las circunstancias. Aunque dice Raúl que él se la leyó de un tirón. Eso es buena señal…
 
10) Se habla mucho del mundo editorial, de los escritores, las editoriales y el futuro que se presenta ¿qué opinas al respecto de todo esto?
 
Después de más de tres años conociendo el mundillo desde dentro, habiendo incluso sido editor durante un relativamente corto periodo, creo que ya tengo una idea bastante definida. No tengo experiencia con grandes editoriales, así que lo que voy a decir no tiene que ver con ellas.
Pienso que una pequeña editorial (pero que se tome muy en serio su labor) puede ser determinante en los inicios de todo escritor novel. Cuando necesitas que te corrijan, que te quiten los vicios, que opinen de forma objetiva sin dorarte la píldora, que te motiven con proyectos comunes… Y que quede claro que estoy hablando de verdaderas editoriales, no de grupos de escritores aburridos que hacen un grupo de Facebook para juntarse y planificar grandes cosas que casi siempre acaban en nada. Estos últimos pueden servir como ejercicio de estilo, como quien se entrena para no perder el hábito, tomárselos muy en serio puede llevar a frustraciones.
Si estás al principio de tu carrera, las microeditoriales serias pueden ser el motor que te hagan evolucionar hasta el siguiente nivel. Y el siguiente nivel es… ¿la fama? ¿publicar en las grandes editoriales? ¿un bestseller? Bueno, si estás en el mismo 99.9% que yo, no será nada de eso. Simplemente, en esa etapa necesitarás un poco más de libertad y mucha menos supervisión. Suma dos y dos y obtendrás una fórmula: edición independiente. En la actualidad hay herramientas de sobra para que cada uno pueda autoeditarse como le plazca. Después de todo, ¿Qué pueden ofrecerte las microeditoriales, aparte de corrección y maquetación?: ¿Publicidad de tu obra? Ja. ¿Aumentar las ventas? Ja, ja. ¿Darte a conocer como escritor? Ja, ja, ja. Todo eso tendrías que hacerlo tú mismo, de todos modos. Por lo tanto, ¿qué diferencia hay en realidad? Al menos, siendo independiente, tú eres el responsable único y el que toma las decisiones. Para bien o para mal.
Con esto no quiero decir que ya no vaya a publicar más en ninguna editorial convencional. Tengo apalabradas un par de cosas aquí y allá que si no se tuercen van a salir. Y con Dlorean tengo una relación especial, tú sabes bien de lo que hablo. Con Pako Domínguez es muy fácil trabajar porque tiene muy claro lo que quiere y cómo conseguirlo. Coincidimos tanto en gustos y objetivos que a veces hasta me asusto. Me da la sensación que seguiremos colaborando mucho tiempo. También en Egarbook están muy contentos con mi novela y ya me han ofrecido seguir trabajando con ellos en el futuro próximo. Ya se verá…
 
11) ¿Qué proyectos tienes en mente y que nos puedas contar?
 
Hay cierta novela que escribí este mismo año, que le debe mucho a las de Doc Savage y también a Kung  Fury, que actualmente anda en poder de un editor y amigo que tenemos en común. Tengo muchas ganas de que los lectores puedan leerla, porque se lo van a pasar muy bien con ella. Aunque para eso todavía falta algún tiempo. De momento, me ilusiona pensar que pronto saldrá la mejor antología del mundo mundial, Action Tales, con un relato mío titulado  Rocky Atlas contra el Dios del Sado. Sobran las palabras.

No hay comentarios: