viernes, octubre 24, 2014

Sin dejar de escribir


 

 

 
 
El martes por la noche, terminé de escribir, mi tercera novela en lo que va de año. Llevó una novela de extensión “normal” y dos novelas cortas, estilo bolsilibro, además de una antología de relatos,  y varios relatos para antologías.  Es mi primera novela de género de espada y brujería y una vez acabada, pues la verdad es que queda la sensación de que te has liberado. Has sacado de tu cabeza, esa historia que hacía mucho tiempo que venía dándome vueltas mucho tiempo atrás y venía dando golpes en la puerta para salir. Ahora hay una historia menos pidiendo paso, pero la cola de pendientes es larga no, larguísima….

Este año no ha sido tan prolífico en publicaciones como esperaba, no me voy a engañar. No ha salido tal cual tenía en mente todo, pero rara vez sale siempre como uno lo tiene planeado. Hay cosas que no se han concretado o que al final no han terminado por salir, por diversos motivos;  pero en trabajos realizados (escritos) no ha ido mal del todo.

 


Una de las novelas “La Isla en el Fin del Tiempo” saldrá si no pasa nada, para final de año, la segunda que escribí “La Noche es para los Monstruos” que se incluye en el vol. 2 de la serie Weird West, es posible que también vea la luz este mismo año (crucemos los dedos…). El resto ya serán cosas para el 2015, que se me van a acumular un buen número de novelas,  participaciones en antologías y proyectos varios (como algún cómic, si no pasa nada)

Hay variedad de géneros. Por qué a pesar  de lo que pueda parecer en ocasiones, soy un escritor todo-terreno, capaz de escribir sobre muchísimos géneros diferentes. Así hay una novela de aventuras-Pulp (La Garra 2), un Weird Western (La Noche es para los Monstruos), Terror (la antología de relatos propios), Fantasía heroica (la novela que acabe hace nada, y que llamaremos con las siglas HLR, de momento), relatos para una antología western, otro para una de fantasía épica, otro erótico(o agroporno, como diría  mi amigo Caliani) y estos días terminaré uno para una de terror y hay pendiente también otro relato otra antología pulp. Como veis, muchos están aún sin publicar y saldrán a lo largo del año que viene (algunas antologías están a la espera de encontrar editorial, pero tengo fe en que saldrán, porque son proyectos más que interesantes)

 


Siempre tengo en mente las siguientes novelas o historias con los que quiero trabajar, me gusta hacerlo con antelación y hacerme un “planning” por así decirlo.

Mis siguientes pasos son otra novela de extensión corta, para un proyecto que me ilusiona mucho y que creo va a sorprender a propios y extraños. Y sigo teniendo en mente, aunque ya llevo dos años como poco dándole vueltas a la historia, en escribí mi novela del género de terror puro, al estilo King o Baker o similares.

Tengo el esqueleto del libro muy avanzado y es encontrar el momento, pero si puedo, de este año no pasa, al menos para escribirla, otra cosa diferente  es que se publique justo en el 2015 o más adelante o no se llegue a publicar jamás, que nunca se sabe.

 

Tengo ganas de meterme de lleno en el género, que es uno de mis favoritos, y aparte de en diversos relatos para antologías como Arkham, Las Mejores Historias de Zombis de Tyrannosaurus Books o Erase una VeZ, no he podido escribir tanto como me gustaría al respecto. Es una temática que quiero cultivar y añadir mi granito de arena

 


Drácula y los Crímenes de Jack el Destripador, tiene su parte de terror, pero la considero una combinación de terror, pulp, pastiche y grindhouse, ahí es nada…

 


Esta historia es la más ambiciosa que tengo prevista a corto o medio plazo y cuando por fin pueda ponerme a teclear, estoy seguro que va a salir sola, pues gran parte, la llevo imaginando los últimos años.  Tengo hasta el título, que es inamovible (MDEC), al menos no me gustaría cambiarlo, por qué es un nombre que creo muy adecuado y estupendo.  Ni hay editorial detrás, ni sé aún a donde la enviaré, pero tanto me da, la escribiré por qué me apetece escribirla y necesito hacerlo. Ya habrá tiempo una vez esté terminada, de moverla aquí y allá y si no, pues esta la auto-publicación, que nunca la he probado y sé que alguna vez me tocará.

 

Hasta el momento, he tenido suerte y todo lo que he escrito, mientras estaba haciéndolo o antes,  ya sabía que iba a ser publicado, más tarde o más temprano. Pero es claro que no siempre será así y habrá el momento que no conseguiré colocar algún proyecto en editorial. Cuando llegue ese día, pues ya veremos.

 

Hay varias editoriales con las que quiero trabajar, por un motivo u otro, por su manera de hacer las cosas y de trabajar, por su difusión o por las personas que están en las mismas. Probablemente, a esas será las primeras a las que les envíe el manuscrito.

 


También hay muchos ilustradores con los que me gustaría compartir proyectos, desde mi amigo y colega Calaveradiablo, pasando por Carolina Bensler, Jaime Martínez Rodríguez o Santiago Ramos, entre otros muchos.

 

Ojala sus trabajos sean portadas o ilustraciones en novelas mías en algún futuro próximo.

Todo irá llegando. Lo que si tengo claro, es dos cosas: El año que viene será mejor que este, literariamente hablando, y seguiré escribiendo, como siempre, tanto si me publican como no.

Reflexiones mías, sobre mi trabajo, para variar, y no hablar  siempre de otros. De vez en cuando, viene bien.