Delbaeth Rising

lunes, diciembre 04, 2006

En la Boca del Miedo: Terror con tintes lovecraftianos



John Carpenter es uno de mis directores de cine fantástico favoritos, películas como Halloween, la Niebla, la Cosa o 1997 Rescate en New Cork entre otras, deberían estar en la videoteca de cualquier fan del fantástico que se precie.
En esta ocasión os hablaré de en la Boca del Miedo (In the mouth of madness). En esta película, Carpenter da rienda suelta a todo el espíritu lovecraftiano que habían impregnado otras obras suyas, como por ejemplo, la Cosa. Sin lugar a dudas, es la vez que más cerca hemos visto la atmósfera de las obras del genial autor en la gran pantalla, recreada con gran maestría por el director, donde fantasía y realidad se entremezclan de una manera inimaginable.
El argumento es digno de cualquier relato de H.P. Lovecraft: El investigador de una agencia de seguros, John Trent (Sam Neil) es contratado por una editorial para que descubra qué le ha pasado a su novelista de mayor éxito, Sutter Kane ( Jurgen Prochnow ) un autor de best-sellers de terror, cuta éxito y fama supera lo nunca visto. Kane ha desaparecido sin dejar rastro justo cuando tenía que entregar su nueva y esperadísima novela a la editorial, un libro llamado “En la Boca del Miedo”. Trent
piensa que todo es un montaje publicitario, para promocionar el próximo libro de Kane, pero no tardará en descubrir la horrible verdad. Acompañando por mujer, empleada de la editorial, encuentran un pueblo perdido en medio de Norteamérica, en Nueva Inglaterra, que se llama Hobb´s End, igual que un pueblo protagonista de uno de los títulos de Kane. A partir de ahí, se sumerge en una orgía de sucesos extraños que le hacen dudar de la realidad, haciéndole ver que los hechos están pasando ocurren tal y como escribió Kane.
Hay escenas memorables, ese niño que pedalea en la bicicleta y que luego vemos como un anciano aún yendo en la bicicleta, cuando Styles lee las páginas del manuscrito de en la Boca del Miedo mientras Trent observa como de una oscura sima insondable, surgen las oscuras y tenebrosas criaturas que han ido susurrándole sus historias a Kane durante años, Styles con la cabeza girada y arrastrándose hacía Trent, los niños con la señales en su rostro de la maldición que ha caído sobre Hobb´s End, la dueña de la pensión golpeando con un pie a su aterrado marido y esta transformándose en una criatura de pesadilla, Trent intentando salir una y otra vez del aterrador pueblo y regresando siempre al punto de partida, la obscena y oscura iglesia que se eleva en el pueblo maldito. La película esta llena de momentos oníricos e irreales, donde la frontera entre la cordura y la locura es muy fina. Personalmente, aunque no es una adaptación de ninguno de los relatos del escritor de New Providence, es lo más parecido que hasta la fecha (y hasta que salga el esperado proyecto de Guillermo del Toro de las Montañas de la Locura) que hay a una adaptación de la excelente obra de Lovecraft.
Un excelente film, que merece revisionarse una y otra vez. Y recuerda “Cordura y locura pueden intercambiarse, real es lo que creemos”

1 comentario:

Omoloc dijo...

Recuerdo que, cuando salí de verla del cine (Cine Fuencarral, si no recuerdo mal) comenté con mis amigos: "Es tan mala que ni siquiera la tia buena está buena"

Es una peli curiosa, muy lovecraftiana, muy bien dirigida y con momentos memorables como los que comentas. Aun recuerdo las "manos" de la casera. Pero... ah, amigo, le falta un buen guión.

Mira que vemos pelis raras.

Salu2!