domingo, noviembre 04, 2007

Dibujos en el Aire

Hay una faceta mía que no muchos por aquí saben, entre otras cosas por que hace tiempo que yo mismo la tengo algo olvidada. Desde muy pequeño siempre me había gustado dibujar, era de los que dibujaban figuras con el dedo en el aire. Era muy niño cuando empecé con este afición, dibujaba todo tipo de cosas, hasta que descubrí los comics de superhéroes y claro, el tiempo que dedicaba al dibujo lo usaba en dibujar y crear toda clase de personajes, la mayor parte de los cuales eran versiones de otros ya conocidos (creo que en esas fases, todos inventamos ya las versiones “Ultimate” antes de Marvel). Recuerdo con especial cariño cuando dibujaba en libretas e incluso llegando a hacer colecciones larguisimas de toda clase de personajes ¿Quién no ha hecho algo parecido en su tierna infancia friki? La que más recuerdo era un grupo que cree llamado Star Omega, con personajes tan curiosos y variopintos como el Capitán Omega, Puños de Acero, Bionic Man, el Hombre Acorazado, Doctor Espectro o Cinturón Negro.
Llegue a hacer más de cincuenta números de esa serie y le llegue a coger aprecio. Seguí con mi afición al dibujo, dibujaba siempre que tenia un ratillo libre (y si no lo tenia, me lo inventaba) y como no, la clase favorita en la escuela era la clase de dibujo. Con el tiempo, llegue a pensar en dedicarme a esto y se me metió en la cabeza el ser dibujante de comics. Tras encontrar una publicidad de la escuela de Comics Joso de Barcelona, me apunte a ella. La verdad es que allí es donde realmente descubrí que me apasionaba el medio, pero para mi desgracia, también me di cuenta de que no tenía tanto nivel como yo pensaba. Como muchos otros, supongo, mis dibujos eran alabados en exceso por el entorno familiar y el de los amigos, lo cual le hacía cree a uno que eras realmente bueno, cuando en realidad eran una cosa normalita tirando a mala. Mención especial a la perspectiva en el dibujo, a dibujar las manos y al entintado, mis auténticos dolores de cabeza en el tiempo que estuve en la escuela.
Tras un par de años, deje la Joso, convencido de que no haría carrera en esto. Nunca llegare a saber si hubiese continuado si podría haberme dedicado a esto, pero lo dudo bastante.
Aún así, seguía dibujando por afición, en aquella época, pertenecía a un club de rol y mayormente hacía dibujos para ilustrar mis partidas. Los personajes principales, los secundarios, los villanos, los dibujos con el rostro de cada personaje en su ficha de jugador, mis amigos también me pedían que les hiciese dibujos para sus partidas y personajes. Realmente disfrutaba con ello, era un aliciente tremendo para poder desarrollar esta pasión. Otra manera de incentivarme para dibujar fue cuando tuve mi época “siniestra”, cuando me aficione a la música de Black Metal y demás. Me pasaba los días dibujando vampiros ensangrentadas, demonios, espíritus y toda clase de engendros del más allá. Era una manera de expresar mi afición al genero de terror, que siempre me ha apasionado en todas sus facetas: Comics, libros, películas e incluso música.
Y sin saber por que, sin tener un motivo en concreto, lentamente, poco a poco, empecé a cada vez dibujar menos y con menos ganas, quizás me abandono mi musa, puede que se extinguiese esa pasión por el dibujo que tuve desde niño. No sé el motivo en concreto y no creo que pueda explicarlo, simplemente, llegó el día en que deje mis lápices y ya no dibuje más. Hace de eso cerca de siete años, y muchas veces pienso el por que mientras miro los dibujos que fui acumulando a lo largo de los años. Sea como fuese, es algo que siempre estará dentro de mi, y aunque ahora no dibuje, el dibujo es una parte muy importante de mi infancia, mi adolescencia y los primeros años de vida adulta y nunca olvidaré aquellos tiempos en los que dibujaba en el aire.

Dean Barlow, un personaje mío de Vampiro la Máscarada.

















Vampiras de mi época siniestra




















Una monja cenobita del juego de rol KULT






















Un monstruo que me dio por dibujar





















Un cartel que hice para el Parc de can Mercader de Cornella, la fiesta del tren del año 1994
















5 comentarios:

Jaime Martinez dijo...

Por fin vemos lo que dibujabas en tus tiempos, jeje
la verdad es que no lo hacias nada mal compañero, si hubieses seguido quien sabe lo que podría haber pasado.
Se me ha hechoi raro ver ibujos tuyos, Miguel Angel.El nivel era bastante bueno, enhorabuena master
;)

Jerónimo Thompson dijo...

Doc, acabas de describir mi relación con el dibujo paso por paso (salvo que yo nunca llegué a inscribirme en ninguna escuela). Al leer tu post me ha parecido que estabas contando mi propia historia :)

Hace años que no dibujo en serio (más allá de algunas figuras en los bordes de las hojas para reciclar del trabajo), y la verdad es que lo echo mucho de menos.

A ver si me animo algún día a dibujar alguna portada para Action Tales :)

Un saludo.

Doc Banner dijo...

La verdad es que se me ha pasado por la cabeza más de una vez el hacer yo mismo alguna portada, pero no me acabo de atrever, además de que estoy muy oxidado, la verdad.
Un saludo!

Jaime Martinez dijo...

atrevete hombre, que tienes nivel ;)

JAC dijo...

Bueno Doc, yo te puedo decir que también me pasó lo que a tí, es decir, lo dejé porqué era algo que creía que no me llegaba a ninguna parte y perdía la ilusión o las ganas nosé. Pero cierto día(hace unos 3 años), no sé porqué me dió por retomarlo y hasta ahora practicamente no he parado de dibujar cosillas. Así que nunca es tarde y nunca se sabe como acabará uno. Pero claro todo depende de las ganas con las que te encuentres.
Un saludo y animate!!