sábado, diciembre 03, 2005

A Gothic Romance



Hubo una época, hace unos 6 o 7 años, en los que me aficione a un tipo de música y grupos un tanto peculiar. Un colega me paso CD de un grupo llamado Cradle Of Filth.
La portada era de colores verdes y claros, y se veía a una mujer en un bosque que parecía encantado. Las canciones del grupo, eran bastante siniestras y acompañadas de una música potente, con guitarras eléctricas a toda pastilla, pero también con coros de mujeres y otros instrumentos musicales como órganos o violines, y varias canciones instrumentales que eran de lo mejorcito de su repertorio. La voz del cantante (aunque tengo un amigo que dice que más bien berrean jeje) tenía un estilo estridente, con cambios de tonos, y gritos varios, sin embargo, lo que más me gusto fue la estética y la ambientación de este grupo y de otros de ese estilo. Yo la llamaba música siniestra o gótica, aunque más tarde descubrí que se autodenominaban black metal a este tipo de grupos. La estética era bastante tétrica, con ropas negras, caras maquilladas para dar un aspecto cadavérico y las portadas y los videos estaban llenas de mujeres semi desnudas, novias ensangrentadas, vampiros bebiendo la sangre a una indefensa mujer, diabólicas y sensuales mujeres bañándose en sangre humana, cabezas de machos cabrios, cráneos humanos, pentagramas, velas, y letras de canciones donde hablaban de maleficios, brujas, condesas vampiros, príncipes de las tinieblas y demás parafernalia satánica. He de decir que me aficione durante unos años a esta ambientación, aparte de este grupo, probé con otros como 13 Candles, Dimmu Borgir, Tristania ,Síebenburger y muchos más. Me compre camisetas de estos grupos, vestía de negro y demás. Para mí no era extraño, ya que yo siempre he sido aficionado a la música heavy y al genero de terror en todas sus variantes, y el Black Metal no es más que una variante de la música heavy con una estética determinada. En esa época, la verdad es que yo no era muy consciente o me daba igual, pero mi pinta tenía que acojonar, solía ir vestido de negro, con camisetas con vampiros ensangrentadas ente otras cosas, rapado al uno, perilla y gafas de sol, esa solía ser mi indumentaria habitual, con deciros, que cuando me fui de vacaciones a Galicia, entre a la catedral de Santiago con una camiseta de Dimmu Borgir donde se veía a un ángel encadenado y cegado...
Con los años, se me fue pasando, poco a poco, sin que me diese cuenta, mi afición por estos grupos y esta estética, aunque aún llevo a veces camisetas de esas y conservo los cds, aún así, alguna vez los vuelvo a escuchar, rememorando viejos tiempos y imaginando escenas con demonios venidos del averno y sensuales vampiras ensangrentadas...